Newsletter

Lo que no cuesta no se valora

Primero la luz, luego el gas, y después ¿el agua?

“Lo que no cuesta no se valora. Es así. Da igual que se trate de una verdad indubitada o de una simple percepción subjetiva, como ocurre con la educación y la sanidad, aparentemente ‘gratuitas’ pero sufragadas con los impuestos de todos los ciudadanos. Poco importa. Desde el momento en que algo es percibido como accesible y asumible se tiende al derroche, la mayor parte de las veces de un modo inconsciente”

Recogemos el artículo publicado en el blog de El Confidencial, que argumenta que esto puede suceder con el agua.

 

Accede al resto de la noticia