Newsletter

El sector del agua pide una subida de las tarifas para cubrir el coste

18.11.2011 | Expansión.- Los expertos creen necesaria un alza de los precios que permita sustituir el actual sistema de subvenciones públicas. También piden incentivos para la inversión privada en infraestructuras. Descargar PDF

 

"¿Alguien se imagina que va a quedar dinero público para las tareas de saneamiento y abastecimiento tras pagar pensiones, sanidad y educación?", cuestiona Daniel Fernández, director de los Servicios Técnicos del Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia. Las firmas encargadas de ofrecer el servicio de abastecimiento de agua creen que la maltrecha situación de las finanzas públicas, que ha puesto de relieve la crisis financiera, supondrá el fin de las políticas hídricas basadas en las subvenciones públicas. Por esta razón, reclaman que las tarifas de este servicio se adecúen cuanto antes a las nuevas necesidades.


Así lo señalaron los expertos reunidos en el encuentro El agua, un servicio básico, visto por el cliente final, organizado por EXPANSIÓN, con la colaboración de Reparalia. "Con lo que se cobra del agua actualmente no se cubren los gastos. Falta un 30% y en el futuro será más. Y ésa es una cuestión muy importante, porque en este negocio es necesario actuar con previsión, no se puede improvisar", explica Roque Gistau, presidente de la Asociación Española de Abastecimiento y Saneamiento (Aeas). En el mismo sentido, Javier Cob, responsable técnico de Agua de Burgos, apunta que "el agua debe producir ingresos para costear sus gastos. Europa mismo lo dice, pero esto es difícil de asumir políticamente".


Debate artificial En el sector consideran que las tarifas aún pueden soportar ajustes para adecuarse a las necesidades del servicio, ya que "el agua es tan barata que el ciudadano, a veces, ni se acuerda si la paga o no la paga", indica Cob. Sin embargo, lamentan que muchas veces son los políticos los que crean este debate artificial para granjearse el apoyo de los ciudadanos. En este sentido, Jesús García García, director de Soluciones de Agbar Agua, observa que sería conveniente que las decisiones sobre las tarifas del agua se tomen en un ámbito menos local que los ayuntamientos, más influenciables por la presión de los ciudadanos.


Al margen de las tarifas, las firmas del sector se muestran preocupadas por la situación de las infraestructuras hidráulicas. "Tenemos un servicio magnífico, pero con muchas infraestructuras que son bastante viejas y hay que sustituir", afirma Pedro Rodríguez Medina, director de Desarrollo Corporativo de Aqualia. "Me preocupa de dónde van a venir los recursos para renovar las infraestructuras.


Con las dificultades que están atravesando las administraciones públicas, se hace necesario atraer al inversor privado, logrando que el modelo le resulte atractivo", añade. En cualquier caso, "los daños que causa la deficiencia de gestión son mucho mayores que los costes. Por eso, es un error no invertir en abastecimiento y en depuración", advierte Fernández. En cuanto a los planes para dotar de recursos hídricos a zonas con carencias, Gistau asegura que hay que distinguir entre el agua para abastecimiento y el destinado a uso comercial. En este último caso, "hay que valorar la rentabilidad de las medidas necesarias para garantizar el servicio", para decidir si tienen sentido o no.


En lo referente a la relación con las administraciones, Rodríguez resalta la paradoja de que en las concesiones se pague a las empresas por el agua que se consume, cuando al mismo tiempo se reclama un uso más eficiente de los recursos hídricos. "Hay que cambiar el modelo de contrato. Establecer contratos que se basen en dar un servicio mejor y no en abastecer más agua", señala.


Los expertos lamentan que los dirigentes políticos se muestren ajenos a los retos que afronta un sector que presta un servicio fundamental. "Ningún partido político habla del agua, cuando menciona los temas que realmente preocupan", comenta Jesús Maza, consejero delegado de Emasesa.


Pedro Rodríguez, de Aqualia, considera que es necesario definir "qué tipo de servicio quieren tener los ciudadanos". Merino, de FCC, indica que "el primer punto, a la hora de prestar el servicio, es no tratar al cliente como si fuera un cliente cautivo". "La factura del agua debe ser transparente, que no se le incluyan a los impuestos del agua otras tasas, aprovechándose de su baja morosidad", reclama Roque "Éste es un sector que, además, está aportando beneficios al país, porque somos capaces de vender fuera lo que hacemos aquí", apunta Pedro Rodríguez.


Las firmas del sector consideran un error no invertir en abastecimiento y depuración Los expertos reclaman cambios en el modelo de contrato con las administraciones.